viernes, 6 de marzo de 2015

EL MALDITO COLOR BLANCO: Cómo pintarlo

Hola a todos.

En esta entrada de hoy trataré de explicar cómo pintar el color blanco. Como viene siendo habitual, me dirijo, especialmente, a los pintores noveles.

Cuántas veces hemos intentado pintar algo de blanco, y vemos con pavor que NO CUBRE. Es un mal endémico de las pinturas acrílicas. En broma suelo comentar que ha de existir una normativa de la ONU impidiendo a los fabricantes hacer una pintura blanca que cubra correctamente. Además, a este problema se le añade el de el acabado... Porque resulta que hay infinidad de tonos distintos de blanco. Pero básicamente hay dos tipos de acabado en blanco: Cálido (crema) y Frío (gris-azulado).

Así pues, trataré de explicar un método más o menos sencillo para lograr que esa miniatura nos quede del blanco que nosotros queremos.

En la foto, un ejemplo de lo que afirmo: el blanco, si no se trata correctamente, no cubre lo suficiente. A parte, se puede observar el efecto de NO poner NADA de imprimación



Para empezar con el blanco, hay quien prefiere darle una imprimación blanca o gris. Yo soy fiel a la imprimación negra, pero eso va en gustos y, sobre todo, en formas de trabajar. No voy a entrar aquí en el tema de la imprimación porque es muy extenso y provocaría un extenso debate.

Una vez aplicada la imprimación hemos de saber qué tipo de acabado queremos. Si lo queremos cálido, esto es, un blanco tirando a crema, o se, por el contrario queremos un acabado blanco frío, esto es: gris azulado.

Acabado Cálido





Esto se consigue con un degradado, comenzando con un colo crema, para acabar con un tono de blanco casi puro, y si necesitamos que brille, los tonos de la luz extrema serán de blanco puro.

Pero ¿Qué es un degradado? Es una técnica para lograr el tránsito de un color a otro mediante la aplicación de varias capas de pintura. Las capas han de ser muy suaves, con pintura muy diluida, por que se necesitan dar varias capas, mínimo 4, y generalmente se comienza por un tono oscuro. Cuantas más capas apliquemos, más suave será la transición. Hay quien prefiere que esta transición sea brusca, buscando un fuerte contraste. Eso va en estilos de pintura.




En la foto se ve el paso de una capa a la siguiente. En la miniatura de la izquierda se le ha dado la capa base de color "Amarillo Caqui" de VALLEJO. Esta primera capa será una capa general, que lo cubra todo. Nos servirá de sombra profunda. Esperamos a que seque para empezar con la siguiente. Para la segunda capa, se le aplicó BLANCO HUESO de la gama GAME COLOR de VALLEJO. Esta segunda capa, a pincel fino, ha de cubrir CASI todo lo anterior, dejando solo aquellos pliegues profundos. De esta forma nos sirve como sombra. Más tarde apliqué el color HUESO de la gama MODEL COLOR de VALLEJO, (figura central) Ahora hemos de ser más finos a la hora de pintar. Se trata de pintar solo aquellas zonas que queramos queden iluminadas. Si no nos convence la transición de un tono al siguiente, siempre podemos aplicar una capa intermedia. Vuelvo a decir, depende de lo que busquemos, si queremos más contraste, pues con solo 3 pasos estaría. Si queremos que sea más suave... Pues ¡Hala! a trabajar más. La ventaja que tiene el estilo brusco, es que visualmente es más vistoso, más wargamero. El otro estilo es más para minis históricas, más realista. Lo dicho, va en gustos.
A la tercera figura se le aplicó "BLANCO PERGAMINO como brillos para que el casco pareciera que reluce.

Acabado Frío





Básicamente es la misma técnica, pero usando otra paleta de colores. En este caso se empezaría con un GRIS PÁLIDO. Para la segunda capa yo voy mezclando con blanco, hasta llegar a la última capa, que sería de blanco puro en los brillos.

Si todavía lo queremos más frío...










Lo que se hizo aquí fue darle un lavado muy suave (a modo de filtro) en azul. Una vez secado y visto el resultado, se retocó en blanco puro las zonas de luz.







Espero que os haya resultado útil.

Saludos, Juan