jueves, 15 de mayo de 2014

CALCOMANÍAS CASERAS: Problemas y soluciones

Hola a todos.

Hoy iba a hablar de cómo solucionar un problema con el que a veces nos encontramos. Hacemos una maqueta, la vamos a adornar con unas calcomanías, pero vemos que las que vienen en la caja no son las que realmente necesitamos: O bien hacen referencia a un modelo de tanque que no queremos, o ese avión que estuvo en aquella guerra no viene con las calcomanías del país adecuado, o, como en mi caso, las calcomanías que venían eran harto repetitivas y quería más variedad. ¿Qué hacer?

La solución no es difícil: Hacerlas nosotros mismos. Ahora surgen más dudas: ¿Cómo hacerlas? ¿Qué material es el adecuado? ¿Con qué otro material tiraré el dinero?

Los pasos a seguir son:
1.- Hacer en el ordenador nuestro propio diseño de lo que queremos. 
2.- Si no queremos, también podemos bajarnos diseños ya hechos de internet. Está lleno de información
3.- Una vez con diseño, corregimos con el ordenador aquello que no creamos que sea correcto

En esta foto se ve el diseño que me pasaron por internet para poner en los escudos de los falangitas. Se trata de un emblema seleucida. Como se puede apreciar tiene varios defectos. El primero, es que se trata de un dibujo gigantesco. El segundo, es ese fondo gris que de ponerse en los escudos, quedarían fatal. Así pues, corregí el color. Luego, lo imprimí, para saber exactamente el tamaño de la imagen y cuánto había de corregir. Resultó ser enorme. Con el programa paintbrush lo rediemensioné, a un diámetro de 1cm. que es el tamaño que quería

4.- Una vez comprobado que el diseño es el que se quería y que su tamaño es el adecuado, duplicamos la imagen las veces que sea necesario, de tal forma que tengamos en una hoja tantos dibujos como necesitemos, y alguno más.




Hasta aquí ha sido lo fácil. A partir de aquí vamos a ver qué es lo que NO SE DBE HACER y la SOLUCIÓN CORRECTA.


Lo que no se debe hacer.
Solo nos quedaría imprimir el modelo en hojas adecuadas y ponerlas en la miniatura, pues bien, resulta que hay infinidad de tipos de papel para hacer calcomanías y casi ninguno es el adecuado. No hemos de comprar papel para hacer tatuajes. A pesar de que en él mismo indican que sirve para este menester, no es cierto. El resultado es totalmente lamentable.

Otra opción errónea es comprar papel para pegatinas transparentes. Esto solo es bueno si la superficie es plana, y luego hemos de trabajar en exceso para obtener un resultado aceptable, porque al quedar impreso en plástico, brilla y hay que lograr que se mate ese brillo. Además, si la superficie donde vamos a poner la pegatina no es plana, o lo suficientemente grande, o, al menos lisa, se nos despegará. NO SIRVE EL PAPEL PARA PEGATINAS

La solución correcta
Usar papel especial para calcomanías al agua, este es su nombre completo en castellano y así se debe pedir. Se vende en papelerías técnicas muy buenas, o, sobre todo, en las BUENAS tiendas de modelismo. No es excesivamente caro. Pero hay que hacer una serie de matizaciones.

1.- Hay dos tipos de papel: Transparente y blanco. Se ha de recordar algo importantísimo: Las impresoras no imprimen en color blanco. Usan el blanco del folio y juegan con eso. Así, si necesitamos cualquier diseño que incluya este color, o incluso gris, o los tonos claros de verde y azul el papel adecuado ha de ser el blanco. En caso contrario, el tranparente.

2.- Preparación del material: Una vez impreso en el papel adecuado, hemos de esperar al menos 2 ó 3 horas para que la tinta seque. El "papel" es un plástico especial, así que tarda mucho en secarse.

3.- Una vez seca la tinta hemos de tener más paciencia. Si usamos esto, y al ponerlo sobre el agua, de la forma habitual, vemos con horror que el dibujo se va, se disuelve en el agua. Milagroso, pero cierto. Hemos de sellar la tinta, hacerla impermeable. Para ello, una vez impreso y seca la tinta, antes de empezar a trabajar, rociaremos la hoja con barniz mate. Esperamos a que se seque y repetimos la operación. Hemos de cubrir todo el diseño muy bien. Esperamos de nuevo a que se seque y ya estamos listos para trabajar.

Cómo operar con ellas
1.- Se recorta muy bien con la ayuda de un cúter o tijeras bien afiladas. Si hemos usado el papel blanco, cuanto más finos seamos en el corte, mejor. Se puede tratar la minatura de una forma especial, pero eso lo trataré en otra entrada. 

2.- Una vez recortada la calcomanía, la introducimos en agua. Esperamos no demasiado tiempo, no más de 1 minuto. 

3.- Con ayuda de unas pinzas lo sacamos del agua, lo presentamos sobre la miniatura. Sosteniéndolo con las pinzas y con ayuda de un destornillador, punzón romo o palillo, separamos el cartón que hace de soporte. 

4.- La calcomanía ya está a punto, pero aún queda un trabajo delicado: ajustarlo a la posición. Estamos a tiempo, así que nada de nervios. Una vez ajustado, con un bastoncillo de oídos, absoveremos el agua sobrante, y la calcomanía estará pegada. 

5.- Si desgraciadamente, se ha movido en el último momento, podemos ajustarlo, pero ya empieza a correr el tiempo en contra. Para ello mojaremos la superficie de la calcomanía de tal forma que flote un poco, no nos pasemos. Reajustado, quitamos el agua, y ya hemos acabado.


Como siempre, espero que os haya servído de ayuda