domingo, 9 de marzo de 2014

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados SEGUNDA PARTE

Hola a todos de nuevo.

Hoy continúo con la serie de entradas dedicadas a cómo pintar piedra veteada. 

Tal y como dije anteriormente, ahora se trata de hacer un veteado usando dos tonos. Esto lo hace ligeramente más complejo que en el caso anterior, pero si hemos practicado la primera con éxito, este método no nos supone ninguna dificultad extraordinaria.

 En primer lugar, y tras la imprimación de rigor, pintaremos la pieza del color que queramos, en este caso, rojo de Vallejo.




Una vez seca la pintura, con un pincel medio, aplicamos GRIS OSCURO de Vallejo, pintando unas rayas sueltas con la pintura muy diluida. No ha de cubrir. Es una sola y única capa de gris diluido. 

No hice foto de cómo queda, pero os dejo una de otra pieza, con ella dada, para que os hagáis una idea de cómo ha de quedar. 



En este momento parece que hemos estropeado una buena sesión de pintura, pero hemos de tener paciencia. Luego, cuando se seca, damos, con un pincel muy fino, unos trazos en gris blanco (VALLEJO), que no blanco, por donde hemos dado el gris, pero sin pasarnos de los bordes. O sea, que el gris oscuro queda de fondo y nos sirve como límite para este nuevo trazo.




Ahora nos queda la parte más fácil: El remate. Se le da una veladura con un tono más claro del elegido como base. En este caso, como el color base es rojo, el usado para la veladura es el bermellón. Si nos hemos pasado con la veladura, es el momento de corregir con el GRIS BLANCO.

Cuando se ha secado del todo, se le da una capa de barniz brillante, y ya tenemos un veteado con dos tonos. 


Espero que os sea de utilidad. 
Quizá también te interese la Primera Parte